Mikel Alonso y Amalia Iglesias

Cántico en Castilla

17/01/2023-26/02/2023

Cuando Mikel Alonso, amigo desde hace muchos años y fotógrafo al que admiro, me propuso su empeño de hacer un trabajo en colaboración, inmediatamente pensé en sus fotografías de minas abandonadas, paisajes industriales, naturaleza exuberante del norte, o incluso metáforas gastronómicas o aquellas otras implicadas y comprometidas con los problemas de la sociedad contemporánea; obsesiones, todas ellas, transitadas por su cámara con personalísima mirada.

Me sorprendió recibir estas imágenes de tierra adentro, de paisajes casi metafísicos, fotografías que me llevaban al corazón de mi infancia en Castilla y me remitían también de lleno a las atmósferas mística del Cántico espiritual de San Juan de Cruz, a las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique, a los pasos de Santa Teresa o a los Campos de Castilla de Antonio Machado. Y a la Castilla de Jorge Guillén, de Unamuno, de Blas de Otero, de Ángela Figuera. Y muy especialmente al Blues castellano de Antonio Gamoneda, “maestro y amigo mágico”, que también ha querido acompañarnos generosamente en esta andadura. Por momentos resonaba a lo lejos la voz de Amancio Prada que desde años canta a algunos de los poetas.

De esas imágenes y esas atmósferas convocadas nacen estas cuarenta estrofas de Cántico en Castilla. Cuarenta, como las de Jorge Manrique o las de San Juan de la Cruz, con toda la carga simbólica que ese número arrastra.

Ahora que tanto se habla de la “España vacía”, de la “España desierta”, de la “España interior”, de la “España rural”, de la “España despoblada”, este proyecto fotográfico-poético intenta retratar esas geografías de la “deshabitud”, ya presentes en los poetas citados a través del tiempo, y que hoy siguen teniendo plena vigencia, lugares aparentemente vacíos, pero que guardan las huellas y la memoria de la personas que los habitaron y los habitan, el rostro de un paisaje donde aún se escucha cómo laten las raíces.

AMALIA IGLESIAS SERNA